¿Los videojuegos generan violencia?

Violencia

Uno de los grandes mitos sobre los videojuegos es que generan violencia. Los niños, más vulnerables a los estímulos audiovisuales que los adultos, podrían imitar los comportamientos violentos que ven en los videojuegos dado que en muchos de ellos se recompensa la violencia.

Mucha gente cree en ese mito pero existen los fundamentos suficientes como para demostrar que no es necesariamente la culpa de los videojuegos.

Según tres estudios los videojuegos generan violencia, dos de ellos japoneses y otro estadounidense, la primera de las investigaciones, realizada en Japón, analiza los resultados a lo largo de un periodo de tiempo determinado. En Japón, el 90% de los hogares tienen videojuegos, y la media de uso semanal ha pasado de las cuatro horas a finales de los 80’s a las 13 horas de hoy en día en la mayoría de los jugadores.

deadspace

Sin embargo los propios investigadores y psicólogos han matizado que: “Un niño o adolecente sano, normal y no violento que no tiene otros factores de riesgo haca la agresividad y la violencia no se convertirá en un asesino simplemente porque juega cinco o diez horas por semana con estos videojuegos violentos”.
El doctor Juan Alberto Estallo Martí ha analizado los efectos de los videojuegos, la información sobre sus estudios que publicó en su página web pero básicamente revelan que no existe ninguna modificación en cuanto a la adaptación escolar, el rendimiento académico y actividades sociales en comparación con un niño que no juega nada de videojuegos.

Esto nos lleva a que los usuarios de los videojuegos son personas completamente normales, en el sentido psicológico de la palabra, y que son conscientes de que al entrar al juego están ante una simplificación del mundo real y aceptan el código moral interno del programa, pero al apagar la consola, vuelven a las reglas reales; “Quien no lo perciba tiene problemas psicológicos, y daría igual que fuera un libro o una película, el problema es de la persona, no del juego.” Señala el psicólogo Carlos González Tardón de la Universidad de Barcelona.

ninjagaiden2
Un detalle importante son las clasificaciones de los juegos, los padres son responsables de lo que juegan sus hijos, no se le puede dar a un niño un juego que no es para su edad y más porque está en la creencia popular que los juegos alteran la forma en la que se percibe la violencia y como se reacciona ante ella, y esto es cierto, en parte. Es fácil suponer que si yo veo en el noticiero de la mañana a un centenar de personas decapitadas salga alterado de mi casa, si un gato me asusta estaré enojado, si me encontré con el tráfico y me gritaron de cosas es obvio que actuaré de manera violenta, lo mismo pasa con los juegos, estar frente a una serie de imágenes violentas puede que nos llegue a alterar por un tiempo pero de ahí a llegar a matar a alguien hay un gran abismo. Como bien dijo Carlos González Tardón: “La agresividad en el ser humano es como una olla a presión, necesita válvulas de escape para no estallar, y un videojuego violento, es una buena forma de hacerlo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s